Limpieza Facial

Día a día, la piel de nuestro rostro va acumulando suciedad. Las impurezas producidas por el propio organismo y la contaminación del ambiente que nos rodea se van depositando en la piel. Y si no las eliminamos mediante un tratamiento, pueden llegar a provocar diferentes infecciones. Además, también podrían causar el envejecimiento prematuro de la piel.

La frecuencia con la que debemos realizar una limpieza facial profunda varía dependiendo del tipo de piel de cada mujer. Por ejemplo, si el cutis es graso y en él anidan puntos oscuros, es bueno hacer una limpieza cada semana hasta que el rostro consiga un equilibrio. A partir de este momento, se podrán extender la frecuencia de la acción limpiadora a dos semanas.

Sin embargo, para otras mujeres más afortunadas basta una limpieza facial al mes pues su tipo de piel no exige atenciones tan rigurosas. Al contrario de lo que muchas adolescentes piensan, este tipo de tratamiento facial no resuelve el acné juvenil, al contrario, podría empeorarlo si antes no se aplican cremas antisépticas y anti inflamatorias que eviten complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *